Connect with us

Marcas sociales: Marcas que conversan, marcas que convierten

Social Media

Marcas sociales: Marcas que conversan, marcas que convierten

Los mercados son conversaciones declara el Manifiesto Cluetrain en respuesta al desafío que afrontan las empresas 2.0. Las marcas sociales u organizaciones que se animan a conversar y agregar valor sobre temas bien definidos seguramente tendrán más oportunidades de sobresalir ante un ecosistema de creciente ruido digital.

Contenidos similares, diseños multiplicados, estéticas replicadas, pareciera que todas las marcas –sin distinción de rubros- apuestan a estrategias similares. Aún cuando la impronta de cada una es un mundo en sí misma, trasladar esa distinción a la web no es tarea sencilla. Paciencia, insistencia, animarse a probar a bajo costo, corregir y volver a intentar, son las claves para transitar el camino hacia la construcción de marcas sociales conectadas en red.

¿Por dónde empezar?

Identificamos algunas instancias que contribuyen a redefinir la presencia digital:

Tópicos de contenidos: definir las áreas de contenido a abordar es fundamental para encontrar los espacios de distinción. Especializarse, focalizar y ser creativos con la diversidad de enfoques sobre un mismo eje semántico, es la clave para lucirse en el dominio de un nicho de mercado.

Conversar: las marcas se sustentan en diálogos con personas reales. Generar conversación, responder ágilmente, provocar la reacción de nuestra comunidad con humildad y conociendo los códigos de cada canal en el que decidimos tener presencia, consolida la coherencia de nuestra presencia digital.

HUMANIZAR LA COMUNICACIÓN: el diálogo es el ADN de las marcas sociales. La conversación debe ser en tono humano y darle visibilidad a las personas que están detrás de la marca.

Construir nodos fuertes: en una comunidad abierta nadie tiene el control y la comunicación no se produce de manera masiva e instantánea, sino de forma progresiva y discontinua. Desarrollar nodos fuertes nos permitirá consolidar una identidad propia y así generar adhesiones voluntarias a nuestra red.

Crear nodos dinamizadores: ante la fragmentación de las comunicaciones, debemos crear nodos más débiles pero que contribuyan a sostener nuestras relaciones virtuales. Mantener contactos débiles en nuestro grafo social es el desencadenante de números proyectos.

Ser influyentes: cuanto más valor aportamos (con contenidos de interés, con respuestas eficientes, con soluciones, conectando a los miembros de nuestra red) más autoridad obtiene nuestro nodo.

Relaciones reales con influencers: fidelizar a nuestros seguidores cercanos quienes seguramente nos ayudarán a replicar nuestro mensaje hacia otros públicos a los que aún no hemos llegado directamente.

Todas estas instancias poco distinguen la virtualidad de la realidad “física”. Cuando hablamos de marcas sociales entendemos que no existen barreras entre ambos universos, sino que todo forma parte de una única realidad que se potencia y complementa con participaciones físicas y virtuales.

Comments

Más en Social Media

To Top